¿Dónde cargar tu coche eléctrico? Cargadores portátiles

coche-electrico

Una de las grandes cuestiones que genera la movilidad eléctrica es, precisamente, la carga. Entre los cargadores existentes los hay portátiles: perfectos para casa, pero igualmente para talleres y empresas de asistencia.


El coche eléctrico suponía, a principios de 2019, un 2 % de la cuota de mercado mundial, si bien a estas alturas no cabe duda de que tiene ante sí un brillante futuro. Lento, pero seguro. La nueva movilidad y la descarbonización del transporte exigen esta evolución, tanto en vehículos particulares como en el transporte urbano e industrial (empezando por los de mercancías ligeras).

Afirma el ingeniero Javier Tomás Catalá en “Todo lo que debes saber sobre el coche eléctrico” (Universitat de València, 2019) que el transporte se zampa nada menos que el 27 % de la energía en el mundo… porcentaje que en España alcanza el 40 %. Así, la transición energética será posible con un cambio radical en el transporte, basado hasta ahora, casi exclusivamente, en combustibles fósiles.

Una de las grandes preocupaciones, tanto para conductores particulares como para un taller de reparación de coches eléctricos o empresas de asistencia en carretera, es precisamente la carga. A priori, igual que pasa con otros productos, el coche eléctrico sigue el mismo proceso: se conecta a una fuente de electricidad para cargar la batería.

Los modos de carga presentan distintas velocidades. Desde la súper lenta -la menos frecuente-, a la recarga lenta, mucho más común por ser apta para cualquier vehículo eléctrico y practicable en casa, así como en los puntos de recarga coche eléctrico, habilitados para tal fin.
 

Tipos de cargadores de coches eléctricos: cargador portátil

Entre los tipos de cargadores están las electrolineras o “gasolineras eléctricas”, con varios puntos de recarga, y los postes individuales de carga rápida o “Wallbox“. Por otro lado, entre los cargadores domésticos o comerciales están los cargadores portátiles. Los primeros, señala Tomás Catalá, cubrirían las “cargas que podamos tener en casa, centros de trabajo, centros comerciales, etcétera”.

Electrolinera
Wallbox
Cargador portátil

Cuentan con la ventaja de la rapidez, seguridad y ubicuidad de su uso: pueden utilizarse en cualquier sitio. Las estaciones de carga públicas están muy bien, pero la comodidad que nos brinda la portabilidad de este producto está fuera de duda.

Un cargador coche eléctrico portátil con potencia de 32A es un instrumento muy práctico para la vida diaria del vehículo eléctrico. Su flexibilidad es ilimitada, de manera que hace posible una carga rápida en cualquier sitio.

Trae consigo un cable de cinco metros, y es controlable a través del móvil -con aplicaciones para Android e iOS, gracias a su conexión bluetooth-. El teléfono inteligente permite visualizar el coste de la electricidad, la cantidad de energía cargada y el ahorro en CO2 que supone.
 

Tiempos de carga monofásica o trifásica

Sus tiempos de carga oscilan entre las 10 horas (con enchufe Schuko monofásico de 230 V o 2.3kW) y las seis horas (con enchufe CEE monofásico de 230 V o 3.7kW), cuando la carga se realiza con enchufes monofásicos.

Enchufe Schuko monofásico de 230V 2.3kW
Enchufe CEE monofásico de 230V 3.7kW

Si se dispone de conectores trifásicos, la carga es aún más rápida: dos horas y media para enchufes CEE trifásico de 400 V o 11kW y hora y media para enchufes CEE trifásico de 400 V o 22kW.

Enchufe CEE trifásico de 400V 11kW o 400V 22kW